La patronal del sector forestal, de la madera y el mueble – ASMADERA – está muy preocupada por la oleada de incendios forestales en la que Asturias está envuelta

Después de 6 días continuados de incendios forestales, en donde Asturias está perdiendo su “Paisaje Natural” volviéndose un “Infierno negro”, los empresarios forestales y de la madera se pronuncian y confían en que las condiciones climatológicas varíen y comience a llover para erradicarlos.

Es evidente que para todo el sector forestal y de la madera, los incendios forestales son una lacra con la que, por desgracia, tienen que luchar constantemente todas aquellas empresas cuya materia prima es la madera, pero nadie debe olvidar que el monte no sólo lo aprovechan los empresarios forestales.

Cabe recordar que con un incendio forestal no sólo se daña la superficie objeto del incendio, sino que se ponen en riesgo muchas vidas (de los particulares próximos y de los bomberos), bienes inmuebles (viviendas, automóviles), la fauna que habita en esos bosques, descienden los ingresos de los propietarios forestales (ya que la madera quemada tiene un precio bastante inferior a la madera en verde), se perjudica al sector productivo forestal, disminuye el turismo, etc. Pero aún así, parece ser que “el monte no importa”.

De nada sirve dejar partidas presupuestarias para la extinción de incendios forestales, si no existen para una correcta prevención. De igual forma que si las personas no son capaces de ver la riqueza ambiental, paisajística, social y ética que los bosques aportan a la sociedad y al medio ambiente en general, seguiremos sumando incendios sin que importen a nadie las hectáreas que se destruyan.

Cabe destacar que en muchas ocasiones estos fuegos se vuelven tan incontrolables porque en el mismo lugar donde se generan, cuentan con suficiente combustible propio como para expandirse rápidamente. Son muchos los montes que están desatendidos, abandonados, llenos de matorral, de biomasa forestal, etc, por eso que una cultura forestal es clave en esta comunidad autónoma, para aprovechar los mismos al máximo y erradicar estos fuegos tan despiadados.

Por otra parte y aunque no quieren pensar que pueda estar vinculado, en Asmadera tienen muy presente la reciente anulación de los acotamientos a los terrenos incendiados, así como los daños que causan los lobos a los ganaderos. Teniendo ambas cuestiones sobre la mesa, no les queda otra que preguntarse lo siguiente: ¿Quién asegura que tras los incendios vuelvan a regenerar las especies forestales y no queden esas superficies quemadas para pastos?, ¿alguien puede pensar que eliminando la superficie forestal y creando pasto, va a alejarse el lobo?… ¿Acaso vale todo?.

Desde Asmadera se pide encarecidamente que se cuide el monte para evitar lamentaciones, además de que nadie olvide que de nuestros montes se obtiene una producción continuada y sostenible de bienes y servicios necesarios para la sociedad (madera, celulosa, biomasa energética, setas y otros frutos, control hidrológico, sumideros de CO2, paisaje y recreo, biodiversidad, y un largo etcétera), al mismo tiempo que generan importantes rentas en el medio rural que facilitan el asentamiento de sus habitantes y evita el despoblamiento de nuestros pueblos.

Así mismo, la patronal forestal y de la madera insta a las Consejerías competentes a que se pongan en contacto con ella tan pronto como dispongan de informaciones reales, para que les trasladen los datos de la superficie forestal afectada, con el ánimo de analizar las pérdidas y los daños a los que se enfrentarán sus empresas asociadas, así como para saber si van a plantear ayudas para hacer frente a los mismos, o incluso para que difundan la manera de proceder ante tal desastre.

No estamos dispuestos a dejar morir ni nuestro sector de actividad ni nuestros montes!.

El monte nos necesita y todos le necesitamos a él!

Para descargar nota de prensa haz click AQUÍ


Comments are disabled for this post